sábado, 22 de noviembre de 2014

A todos ustedes...

Morí con el primer libro cuando aún estaba descalza,  y muero cada vez que desaparezco por arte de magia.  No pensaba mucho en esa época porque el calor me sofocaba y sólo podía crear recuerdos para cuando regresara a morir, porque una vez que sales de la tierra bermeja, es más una vez que sales de la tierra materna, te moverás para siempre; no serás ya de la casa, los ventiladores, los mosquitos y el calor… y hasta la cosa más horrible se magnifica y embellece por esas nostalgias que atacan donde más duele; Y tampoco soy de estos edificios y de este frío intenso, aunque este sea también mi hogar, algún día partiré… algún día moriré y entonces tendré demasiados sitios a donde volver.  La brujería, todo aparece sin pensarlo, aquí donde tengo lo que quiero con sólo mirarlo, así sea de a raticos…  alguna vez azul cuando mi mamá me dio el libro… y de ahí hasta ahora, nadie, pero nunca nadie será capaz de entender mi propio infierno…  ¡ustedes! ¡Ahí les dejo sus libros, sus egos y sus falos! 



No hay comentarios: