domingo, 8 de junio de 2014

Piromanía II

Vamos a ver hasta cuando nos dura la alegría… si la fiesta es corta, pero la edad todo lo cansa…  he pasado tantos tragos, despreciando los dulces… no hay nada más repulsivo que la dulzura hiriendo las fosas nasales. Es tarde muy tarde y a las mujeres que he querido, nunca las he amado como a los hombres, suenan sus tacones furiosos  y  los llantos que no me dejan dormir… me doy la vuelta esperando a ver si se calla…  respiro bajito a ver si desaparezco antes de que la guerra estalle. Me harté, y si no quiero ahogarla con la almohada mejor me visto y la saco de aquí porque no voy a esperar a que amanezca… la lluvia golpea… las botas vaqueras se mojan, la tomo del brazo y le digo a adiós con la esperanza de que entienda que es hasta nunca, que es para siempre…


Me lavo las manos… me lava la lluvia… me duele respirar…  el rojo se destiñe, las caderas de todo se adueñan…   quiero romper a gritos las distancias, y luego pulverizar los cristales con mis pasos de bestia herida y arrinconada… ya antes había estado contra las cuerdas, y antes mi frente tocó el polvo… y ya antes me costó trabajo mirar a través de mis pestañas mojadas tus jodidos ojos…   Nunca me han gustado los romances

No hay comentarios: