lunes, 30 de junio de 2014

I am the lizard queen...




‘’Hacer siempre lo incorrecto es una forma de acertar’’ N. Vegas.

Hace calor... me hago lenta... en este infierno lleno de mariposas amarillas entre los cayenos... soy un reptil en la sombra... soy una bestia de respiración lenta y malas intenciones... estoy en reposo, con los ojos entrecerrados digiriendo al mundo. Soy primitiva, brutal y húmeda… me muevo antes del tiempo con la piel venenosa, te abro las piernas y las fauces… latidos lentos y contundentes… ojos asesinos vidriosos y pacientes sonríen en la oscuridad espesa y empantanada de mi habitación, hace calor y mis piernas se deslizan como para atrapar una presa… dientes y lenguas… afuera todo es sequía y polvo amarillo… Soy un lagarto, bestia prehistórica de sangre fría, soy una reliquia en medio de tanta razón… tinta y sangre… es mi carne desgarrada, ¡me han mordido! Y rujo con furia y doy la vuelta mostrando mis dientes, hundiéndolos en la oscuridad… sangre derramada… he mordido la piel equivocada…

Me recojo mirando las heridas… esto es juego largo, es ritual prehistórico, es tiempo en círculos… no me miren mientras cambio de piel, mientras rayo las paredes enferma y vacía, en imágenes y palabras, estas son mis huellas de lo rupestre, repetidas y malditas, contemplan con desprecio el paraíso no heredado, vetado el mundo diáfano para la mugre bajo mis pies… y resoplo burlona… ¿a quien le importa? Estoy paseándome entre el fuego y el azufre... pero un momento, me he perdido… quiero el frío de muertes de las aguas oscuras… para incendios tengo mi pecho y mis entrañas… tengo fuego en la punta de los dedos, en el filo de la lengua…

Después de ir y venir de mis pesadillas y de donde se pierden las palabras, una gota de sudor resbala por mi vientre mientras mi espalda se arquea en el piso frío… calor infernal… tensión en el arco , la flecha en mi pecho… la lluvia refresca mi rostro encendido y las hormigas bravas y rojas caminan devastadoras por mi cuello, la espina dorsal y las caderas… avanzan peligrosas y encendidas a profundidades vulnerables… una conmoción, una agitación, una convulsión en el sopor, sofocada… es el viento pesado y me invocan mis súbditos con percusiones salvajes y gritos obscenos… si, me hirieron, es cierto… pero tengo a los Stones, los cigarrillos y otros brazos… tengo alabanzas y plegarias… y enorme y aterradora regreso al Nilo a quebrar huesos y morder el polvo…de vez en cuando… Depredadora… no dejo títere con cabeza… Estas son mis condiciones… no rendirse hasta que alguien salga herido… Esta soy yo… contradiciéndome en la mitad del desierto… cree en todo lo que te digo son verdades absolutas e irrevocables… así irrevocables e irreversibles, irremediables... como el amor y como la muerte, como las ganas y el crimen.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que increíble, me encanta me siento identificada con tus líneas! Escribes hermoso Isa!
Att: Jessy