miércoles, 11 de diciembre de 2013

2:18-23

Primero fui barro y hueso,  del costillar de alguien;  luego fui porcelana fina, luego carne hirviendo y sangre como ríos de lava. Fui mujer y fui volcán,  ahora soy frío e inerte mármol, y tengo intenciones de aguantar sin hacerme polvo para contemplar el  fin de los tiempos.


Eran los vientos de agosto, la lluvia de mayo, el eterno lunes de enero,  y la necesidad urgente de que septiembre no exista…. Así pensé pasar los años…  agrietándome, como si no lo hubiese hecho antes...  ha de ser inmenso el tiempo y todas sus repeticiones sobre sí mismo… ya viví, sufrí, amé… vale y ahora qué? (N. Vegas)

No hay comentarios: