viernes, 7 de septiembre de 2012

Diatriba I


El primer hombre que me diga no te vayas es el próximo que se va a quedar con mi Corazón… Que está vuelto nada, pero qué le hacemos…  El próximo que me retenga  a pesar de mis fugacidades…

Me seco las lágrimas ¡por pendeja! Mi mama siempre me dijo “si quiere le pego para que llore por algo” y me acostumbré a llorar por algo… Pero si le tengo muchísimo miedo al abandono… Demasiado… A que se vayan mientras duermo… Y a que siempre se marchen sin mi… Niña desamparada, pájaro abandonado… Como los pollitos mojados , Así… indefensa y vulnerable… 

Y prendo un cigarrillo para iluminar la noche que no acaba y esperar el día que no llega, pero el sol saldrá… Ojala no se le dé por abandonarme… Y mis pies pequeños y fríos… Me defiendo sola como siempre, mucho mejor de lo que lo hacen los hombres… De hecho no conozco al primero que salga en mi defensa cada vez que acabo en el cadalso.

Cuando llegue la mañana quiero estar más transparente… Ahora mismo puedo ver mis venas y mis arterias a través de mi piel… Y me digo de nuevo que no es un buen momento para un príncipe azul en un caballo blanco… De pronto en la mañana cuando el pelo este limpio y tenga puesto el maquillaje… El asunto es que si me rescatan corro el riesgo de que luego me arrojen al piso desde alturas mortales… ¡no conociera yo las realidades de los fuckin’ fairy tales! ¡qué no nos agarre la muerte sin los crespos hechos!

Ay no, no, ni más faltaba, resentida tampoco, lo que pasa es que todo el mundo tiene derecho a alegar de vez en cuando…  Si sabía que le iba a doler...  ¿Para qué lo hacía? Me dice la otra en el espejo…  Y mis ojos están húmedos y el espejo también es agua… Y el agua está helada… Esta vez no es mi cuerpo el que atraviesa el agua… Es el agua atravesando mi cuerpo… Se mezcla con el rojo… Y cae al piso blanco… Luz y color… Flesh and blood desintegrate… 





No hay comentarios: