martes, 15 de marzo de 2011

CÓMO CONVERTIRSE EN ESTATUA I


Yo soy una deidad pagana, no muy fértil pero eso si sanguinaria, tal vez mi equivalencia con Atenea o con Afrodita es lo que me tiene así... pero yo pertenezco a unos paganos azotados por la inclemencia de un clima que nos deja desquebrajado el suelo... bajarme de lo altares para que yo me inmole en herético sacrificio es más complicado ahora, porque en otro tiempo los mundanos éramos menos y verdaderos... pero como no soporto estar de pie en el altar, recojo mis rodillas contra mi pecho y puedo ver mis pies pequeños, siempre vuelvo todo proceso un habito delicadamente complicado, ah! la labores se vuelven algo repetitivas con mis delirios de Penélope, pero hablaba antes del sacrificio, lo que pasa es que de tanto hacer y deshacer pierdo el hilo de lo que estaba haciendo... ah! si! uno no se baja del altar a menos que reciba alabanza suficiente o por capricho... pero ahora los miro y me siento lejana... me cansé de mirar para abajo a ver a quien le concedo un pedazo de mi divina existencia, me cansé de hacer favores divinos! me contemplo por horas en el espejo, el calor es insoportable... no quiero moverme y acabo por no hacerlo... mi piel de porcelana, se transforma en mármol puro, y fija mi mirada en el horizonte planeo aguantar así la eternidad o lo que venga primero... estaré condenada a los devenires del tiempo a pedazos de inmovilidad imperturbables y a furias desatadas, a lo eterno y a lo fugaz... quedemos inmóviles y sin descanso...

No hay comentarios: